Superchino: El atacante huyó sin robar nada. Le disparó y lo mató.

El miércoles la “mafia china” en la Argentina se cobró la primera víctima del año, con un comerciante herido de bala por un hombre que se bajó de una moto y escapó a toda velocidad sin robar ni decir nada. Ocurrió en el supermercado Wang Guiying, ubicado en Uriarte 2243, en Palermo, al lado del jardín de infantes “Alfredo Palacios”.

Pasadas las 21 del miércoles, un hombre vestido con una bermuda llegó al lugar en una moto negra. Sin sacarse el casco, le apuntó con una pistola al comerciante chino Wang Weng Wu (26) y le disparó sin mediar ningún diálogo entre ellos, adentro del local. Luego del ataque, el sicario se fue sin robar nada y escapó en la misma moto que había llegado. Consultados por Clarín, allegados al comerciante respondieron de la misma manera a la que suelen referirse en este tipo de episodios: “No queremos tener quilombos, por favor, no pregunten”.

El comerciante fue trasladado al Hospital Fernández. Presentaba una herida de bala con orificio de entrada en el brazo izquierdo y de salida en la ingle. El caso está siendo investigado por la comisaría 23° de la Policía Federal y la Fiscalía Nacional de Instrucción N° 22, a cargo de Eduardo Cubría. Hasta anoche no había ningún detenido.

El último ataque de la “mafia china” había ocurrido el 16 de diciembre último, cuando un joven de 29 años, dueño de un supermercado, fue asesinado a sangre fría en un bar de Entre Ríos al 600, en Montserrat