Se recupera el joven tucumano que fue baleado en la puerta de un boliche en Palermo

“Salió de terapia y vendrá a Tucumán”.

Leandro Décima (26), el futbolista tucumano que se encontraba internado en coma farmacológico en el hospital Rivadavia de Buenos Aires tras haber recibido tres balazos salió de terapia intensiva. El deportista había sido herido en sus piernas a la salida de un local bailable del barrio de Palermo. El principal sospechoso del ataque sería la ex pareja de su novia, Gabriel Peyri Querciola.

Según Carlos Décima, pariente del jugador agredido, el herido evoluciona de manera favorable. Está mucho mejor”, expresó el pariente.

El primo de la víctima dijo que el deportista ya estaba llevando adelante un tratamiento de recuperación. “Comenzó a hacer fisioterapia”, remarcó.

Nazareno Décima, hermano del jugador, había expresado días atrás que la familia esperaba que la Justicia avance en el caso para dictar una “condena justa”. “Dictaron prisión preventiva para el sospechoso, pero merecerá una condena más fuerte”, había comentado Nazareno en una entrevista con LA GACETA.

“Mi hermano perdió muchos litros de sangre; creían que no salía vivo de esto”, había manifestado el muchacho. “Entró a quirófano dos veces en el mismo día”, agregó.

De acuerdo a dichos de los familiares, el futbolista habría tenido una discusión con el ex novio de su actual pareja en “Groove”, boliche ubicado en la zona de Palermo. El agresor habría disparado cuatro veces contra el tucumano: tres balas impactaron en las piernas y una en el portón del local. Los familiares remarcaron que la ambulancia había tardado en llegar y, que por eso Décima había perdido mucha sangre.

“Leandro pronto vendrá a Tucumán para visitar a toda la familia”, expresó ayer Carlos Décima, el primo del jugador. Por el hecho, la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas 4 de la Ciudad de Buenos Aires, Graciela Dalmas, procesó a Querciola por lesiones agravadas por alevosía y por el uso de arma de fuego.