Por la crisis económica locales del barrio de Palermo cierran sus puertas

Por la crisis económica y los aumentos de tarifas la cantidad de locales vacíos duplica a la crisis de 2001, está vez fue el turno de diez locales gastronómicos del barrio de Palermo, entre los que se destacan El Preferido, Janio y Bartók; y de uno de los locales que Falabella tiene sobre la peatonal Florida.

En enero cerraron 28 locales en la parte conocida como Palermo Soho y 26 en Palermo Viejo, un total de 54 en un radio de muy pocas cuadras. El impacto mayor lo sufren los locales gastronómicos que no paran de cerrar.

La caída en el consumo, los altos alquileres y el aumento de las tarifas de luz, agua y gas decretaron el cierre de íconos gastronómicos. Desde restaurantes con más de cien años de historia, hasta locales que abrieron hace apenas seis meses y no pudieron resistir la fuerte baja de comensales.

El histórico restaurante El Preferido ubicado en la esquina de Guatemala y Jorge Luis Borges cerró sus puertas a fin de diciembre. Con 123 años de historia, comenzó como un despacho de bebidas y se convirtió en restaurante. Ahora se ve que hay obreros trabajando y cambiando todo su interior. Los rumores indican que lo adquirieron los mismos dueños de la parrilla Don Julio.

Uno de los primeros que bajo la cortina fue Janio, ubicado en la esquina de Malabia y Costa Rica. Fue inaugurado hace 19 años, pero el 10 de enero pasado se le venció el contrato y ya no lo renovaron. Tenía dos plantas, y 291 metros cuadrados cubiertos, que con terraza y vereda suman 358 metros cuadrados con posibilidades de ser explotados comercialmente, se alquila por $295.000 mensuales.

A sólo una cuadra, también cerró Bartók un bar y restaurante con cocina mediterránea ubicado en la esquina de Costa Rica y Armenia. Hace unas semanas ya fue alquilado el local y están en plena obra para una nueva apertura. A pasos, frente a la plaza Armenia, cerró Limbo, otro de los clásicos de Palermo.

La moda de las cervecerías artesanales trajo una gran apertura de locales que ya comenzaron a cerrar. The Old Beer by Peycer, una cervecería ubicada en la calle Nicaragua a pasos de Armenia, que hace dos meses cerró sus puertas. En la esquina de Nicaragua y Armenia, cerró Libreco una librería con bar y helados que apenas duró seis meses.

En Guatemala y Thames, cerró Pupila Madre; en Gurruchaga y Costa Rica, se fue el local de Tea Connection. El gran local de Tazz de Armenia 1744 también está cerrado. Repleto de obreros, aseguran que están haciendo remodelaciones y que pronto reabrirá.

error: Content is protected !!