Los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires tendrán la posibilidad de desprenderse de aparatos eléctricos y electrónicos en desuso para reciclarlos

Cada año aumenta la cifra de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se generan en el mundo y la Ciudad de Buenos Aires no escapa a la regla.

Estos aparatos tienen sustancias que pueden causar graves daños al medio ambiente y la salud, como ocurre con el fósforo de un televisor, que puede contaminar hasta 80.000 litros de agua.

Los aparatos eléctricos y electrónicos son cada vez más numerosos en nuestras vidas: grandes y pequeños electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, aparatos electrónicos de consumo, de alumbrado, herramientas eléctricas o electrónicas, juguetes y equipos deportivos o de tiempo libre, equipos médicos, instrumentos de vigilancia o control o máquinas expendedoras.

Los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires tendrán la posibilidad de desprenderse de aparatos eléctricos y electrónicos en desuso para reciclarlos o darles un tratamiento específico, a partir de una nueva campaña del Gobierno porteño.

Los vecinos podrán llevar su basura electrónica desde el lunes 11 de julio hasta el viernes 15 a Avenida Corrientes y Reconquista, de 9 a 14, y en la misma franja horaria, desde el lunes 18 al viernes 22, a Florida y Marcelo T. de Alvear.

Además, durante el 6 y 7 de agosto -de 11 a 16- la campaña se extenderá en los Puntos Verdes de las plazas Colombia, Boedo, Don Bosco, Arenales, Guemes y en los parques Centenario, Chacabuco, Avellaneda, Saavedra y Los Andes.

A estos puntos de la ciudad se podrán acercar aparatos de informática, comunicación y pequeños electrodomésticos como netbooks, notebooks, celulares, tablets, ipods, cámaras, radios, teléfonos, walkmans, discmans, impresoras, escáneres, teclados, mouse, relojes, controles remotos, reproductores de DVD, MP3, MP4 y MPGE.

También videojuegos, parlantes, auriculares y dispositivos de bluetooth, cargadores de celular, pendrives, micrófonos, webcams, calculadoras, módems, discos rígidos externos, CPU, monitores de computadora.

Además, planchas, minipimers, licuadoras, planchitas y secadores de pelo, depiladoras, afeitadoras, cafeteras, jugueras, tostadoras, exprimidores, procesadoras, batidoras y molinillos.

Los aparatos que se reciban serán enviados a la Cooperativa Reciclando Trabajo y Dignidad «donde serán desmontados, sus partes reciclables se enviarán a empresas de reciclaje y los componentes peligrosos recibirán el tratamiento que les corresponda», expresó el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.

Según el funcionario consultado por Palermo Tour, este tipo de equipos «son los residuos de mayor crecimiento en el mundo. En Argentina se generan 290.000 toneladas por año. A través de esta campaña buscamos reciclar o reutilizarlos y que tengan el destino adecuado».

Cerca del 90 por ciento de los componentes de estos aparatos se puede reciclar.

Cuando estos aparatos se desechan, se convierten en unos residuos muy contaminantes. La inmensa mayoría contiene sustancias como bromo, cadmio, fósforo o mercurio que pueden ser muy dañinos para la salud y el medio ambiente. Está estudiado que el fósforo de un televisor puede contaminar hasta 80.000 litros de agua o que un frigorífico mal reciclado emite a la atmósfera gases de efecto invernadero (GEI) equivalentes a las emisiones de un coche en 15.000 kilómetros.

Cómo se reciclan los aparatos eléctricos y electrónicos

Los ciudadanos concienciados con el medio ambiente deberían seguir las tres erres del ecologismo también con los aparatos eléctricos y electrónicos:

Reducir en lo posible su uso, tener solo los necesarios.

Reutilizarlos para darles una vida más larga. Si todavía funcionan, se pueden regalar a un amigo o familiar, donarlos a proyectos para que se aprovechen de manera solidaria o enviarlos a diversas iniciativas de Internet que permiten reciclar sin moverse de casa viejos aparatos, como teléfonos móviles y, a la ve, ganar dinero.

Reciclarlos: si el aparato no funciona y se compra uno nuevo, el establecimiento está obligado por ley a aceptarlo gratis y encargarse de él para que se gestione de forma conveniente. Cuando está operativo, el Plan Renove de electrodomésticos es un buen momento para sustituir los viejos por otros nuevos de alto ahorro energético. Si solo se quiere deshacer del aparato, hay que llevarlo a un punto limpio.