La mitad de los Argentinos aún no está «bancarizada».

Los bancos crecen en la Argentina en servicios, más de la mitad de la gente aún no está «bancarizada».

Según una encuesta nacional de la Universidad de Palermo (UP) y la consultora Voices!, el 52% de los mayores de 18 años consultados durante el primer trimestre de 2018 reconoció no tener siquiera una caja de ahorro.

Además, el sondeo indica que las personas que están fuera del sistema financiero pertenecen al sector de menores ingresos (57%), viven en el Gran Buenos Aires (57%) o tienen 18 a 29 años (60%).

Por otro lado, la Argentina muestra un panorama distinto al resto de la región. De acuerdo con cifras del Banco Mundial, Chile, Brasil, Uruguay y Bolivia redujeron su porcentaje de «no bancarizados» entre 2014 y 2017. En el mundo, la tasa bajó de 39 a 33%.

En tanto que en la Argentina, durante ese período se registró un movimiento inverso: las personas fuera del sistema bancario pasaron del 50 al 52%.

El verbo bancarizar aparece en la vigesimotercera edición del Diccionario académico con el significado de ‘hacer que alguien o algo, como un grupo social o un país, desarrolle o resuelva las actividades económicas a través de la banca’.

En los medios de comunicación encontramos ejemplos como «Chile es el país más bancarizado de Sudamérica» o «El Gobierno prepara una reforma del marco jurídico que puede bancarizar al sector», ambos válidos.

Bancarizar puede emplearse asimismo con el significado de ‘convertir en banco’, siguiendo la pauta de otros verbos a los que se les agrega el sufijo -izar, como modernizar (‘convertir en moderno’), a partir del adjetivo moderno o miniaturizar (‘convertir en miniatura’), a partir del sustantivo miniatura.

Por otra parte, a partir de este verbo se crean el sustantivo bancarización y la expresión grado de bancarización, que mide la frecuencia e intensidad con la que la población en general utiliza servicios bancarios (como efectuar depósitos o tomar préstamos).

Siguiendo las cifras del Banco Mundial, entre los argentinos que menos ganan (40% del total), pasaron de estar bancarizados el 44,6% al 37,4%. En el 60% restante, trepó de 53,9% a 54,9%.
«La bancarización en Argentina es notablemente baja. Estamos no sólo lejos de los países desarrollados, sino también de los que están en vías de desarrollo». Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de UP, quien atribuye el fenómeno a la informalidad de la economía.

En efecto, con respecto al resto de la región, la Argentina quedó muy atrás en la proporción de no bancarizados a saber:

– Chile: 26%

– Brasil 30%

– Uruguay: 36%

– Bolivia: 49%