La Catedral del Tango cumplió 20 años en la Ciudad. Una milonga moderna

“Un pensamiento triste que se baila”. Así definió el compositor Enrique Santos Discépolo el tango, un estilo de baile que se convirtió en ícono de Argentina y uno de los más populares del mundo.

El tango llamó la atención del mundo por la sensualidad e intimidad de sus movimientos. Ubicado en Sarmiento 4006, en el barrio porteño de Almagro, este edificio se levanta en medio de las construcciones urbanas, como un espacio detenido en el tiempo… Cuando subimos por su amplia escalera, podemos intuír que algo diferente esta a punto de suceder. Al entrar en el salón comprobamos que no estabamos equivocados, y la magia comienza enmarcada en el arte, el tango, y el folklore. 20 años no es nada. Entre las celebridades tangueras que se hicieron presente podemos nombrar al histórico del under Omar Viola, Federico Prado, Mario Argentino, Dani y Axel, Enrique Zaremba, Laura Genovese, la Responsable de la Maria y sus Marias, Andrés Dayen, El Metalero, Maricruz Terrazas alias Bony y la enigmática bailarina Rachel Revart conocida en las milongas como «La Rachel» realizó una «perfo» con Ezequiel Amadrura en piano con Juan Pablo Alpargatas. Luego de cantar el felíz cumpleaños con una enorme torta, se brindó y se bailó hasta las 10 de la mañana.

Recordemos que en la La Catedral la propuesta incluye clases de baile, tandas de tango, segmentos folcklóricos, con zambas y chacareras, y una exhibición a cargo de las mejores parejas de reconocidos bailarines nacionales. Cada jornada concluye con una orquesta tocando en vivo. Con entrada popular estas celebraciones musicales son abiertas a todo público.

El tango de origen marginal y prostibulario, durante la primera mitad del siglo XX se convirtió en la música ciudadana por excelencia. Las huellas de aquella época dorada todavía se pueden sentir por las calles Porteñas.

El tango se siente en «La Cate» todo el año por que grandes figuras visitan este centro tanguero, una verdadera milonga a “todo trapo”.