Café: Féca, Café, Cortado. Festival de Café

Organizado por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el festival seguirá hasta hoy, de 10 a 21, y además de cortados, lágrimas, ristrettos o latte, ofrece a los visitantes la posibilidad de acompañar el café con comidas dulces. Es que además de 28 stands, FECA tiene también ocho food trucks con platos internacionales para los que también aprovechan a almorzar.

Café es el tostado, puro, con menos defectos en el grano y con un envase hermético que impida el paso de sus peores enemigos; la humedad, el oxígeno y el calor, detalló una de las especialistas que hoy participó de la cuarta edición de FECA Festival de Café, en el barrio porteño de Palermo.

Pese a la insistente llovizna matutina, grupos de parejas jóvenes y familias se acercaron hoy la plaza ubicada en la avenida Figueroa Alcorta y Salguero para conocer los secretos del café.

“Ni la lluvia detiene a los fanáticos del café. El mejor es el tostado, puro, con menos defectos en el grano y que tenga un envase bien cerrado que no permita el ingreso de los enemigos de esta infusión: el oxígeno, la humedad y el calor”, indicó ayer Anabel Escudero, del departamento de Calidad de Cabrales, en el comienzo de FECA.

La especialista fue oradora de la charla “Cafés de especialidad y sus características”, una de las siete que se ofrecerán de forma gratuita a los visitantes del festival cafetero, desde un auditorio al aire libre, con variadas temáticas relacionadas con la infusión.

Escudero coincidió con Pilar Cabrales, titular de la misma marca, en que los argentinos son grandes consumidores del café torrado (con agregado de azúcar), por eso, para no marearse en la infinidad variantes, recomendaron que el mejor “es el que a uno le gusta”.

Además, explicaron que el llamado café “de especialidad”, es el que posee un sabor y un aroma “muy único” y su valor se triplica con respecto al común porque “se cuida mucho el proceso de cosecha, tostación y preparación, bajo stándares establecidos y con catadores profesionales”.

Además, Escudero remarcó que los jóvenes son los nuevos grandes consumidores de café porque “hay mucha variedad que se adapta a los hábitos actuales: en granos, cápsulas y molidos, que se pueden hacer y tomar rápido”.

German Guastabino, de 35 años, del barrio de Palermo, paseaba junto a su pareja con un café en mano y un pan de semillas recién comprado.

“Pasamos a ver por primera vez de qué se trata, tomamos un cafecito y ahora vamos a comprar un paquete de café en granos para llevar”, dijo Guastabino.

Con combos de café con budines a base de té o de limón con amapolas a 100 pesos u opciones para el almuerzo de Arepas colombianas, con queso y cordero o ternera a 200 pesos, al mediodía los visitantes ya comenzaban a hacer cola en los diferentes stands.

Los valores de los paquetes de café molido iban desde los 115 pesos, el de 250 gramos, hasta 315 el kilo, mientras los de grano, de mayor calidad, podían llegar a los mil pesos, con variantes 250 gramos, de los de “Especialidad” de Colombia, Costa Rica o Guatemala, a un valor de 350 pesos.

En esta edición #FECA FestivalDeCafé también se celebra el 135º aniversario de la Confitería Las Violetas, que ganó en 2017 del concurso al Mejor Café Notable de la Ciudad. Por eso, se montó una instalación del frente del ícono del barrio de Almagro como el stand especial para tomar un café.

Además, estará “El Mercadito”, con juegos realizados por licenciados en nutrición para niños de 2 a 11 años.

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!