¿Verdad o consecuencia? En el Comercio Exterior Argentino

Recuerdo esa mañana soleada del 1 de Febrero del 2012 y me veo sumergido en la incertidumbre… En pocas horas se ponían en marcha las DJAI….hacia dónde íbamos ?…En Argentina al comercio exterior le habían puesto un grifo pero todavía no lo sabíamos, era muy temprano para imaginar lo que vendría.
La consigna fue que los empresarios argentinos debían aportar a una necesidad del Gobierno. Esa necesidad era la protección de la industria nacional -¡Vamos argentina!–¡Apostemos por eso! -Made in Argentina- cambiaría el rumbo y el norte, el norte sería otro.

Al correr los meses de este maravilloso plan, el sector industrial se dio cuenta que el final de esa película no sería el que todos querían y estaban esperando. No se había privilegiado y/o protegido a la industria nacional, se había protegido una moneda con rostro extranjero. Una protección que luego se vistió de poliéster, cierres y biblias.

Era injusto ver ingresar miles y miles de dólares en electrónica y accesorios para el hogar, mientras las grandes terminales portuarias acogían contenedores repletos de insumos y materias primas detenidos, facturando costos impagables, demorando entregas… encontrando penas. Fue triste e impotente ver como numerosas empresas se desvanecieron en el intento y otras tantas se arrodillaron para no hacerlo.
A más de siete años y leyendo el diario del lunes, fue así de cierto?
Pero en Argentina siempre uno se las arregla y sale adelante… a veces a tiempo!

A fines de 2015 comenzó el cambio….cambiemos!!!
Esa divisa extranjera que tanto se protegió comenzó a estar nuevamente al alcance de todos, y podíamos hacer lo que quisiéramos con ella. La exportación se volvió fundamental para la Argentina.

Se eliminaron los derechos de exportación, que rondaban entre un 2 y 6 %. Al fin, el primer gobierno que entiende que para que un país exporte se debe acompañar a concretarlo, y una de las formas para hacerlo, es mediante la quita de impuestos.

Se mejoraron los plazos de pago de los reintegros. Parecía un sueño que los exportadores pudieran contar efectivamente con ese beneficio otorgado por el estado. Los reintegros rondaban entre un 3,3 % y 10%.
En Agosto del 2018, los reintegros que se pagaban en tiempo y forma pasaron a ser del 1 % al 1.5%. ¿El comienzo del fin de los incentivos?
Septiembre del 2018, vuelven los derechos de exportación y se aplican en un promedio del 9 %!!!. Muy lejos de los incentivos iniciales que buscaban impulsar a los exportadores, ¿¿que paso?? Otro error u otro camino que seguir?

En octubre del 2018 nuevo anuncio, eliminación del 20 % de IVA Adicional a las importaciones. Bienvenido este beneficio!!! Era importante para los importadores y fabricantes nacionales.

Abril del 2019 vuelven a aplicar un 20% de IVA Adicional a las importaciones. Aumento del costo financiero en materias primas y productos terminados.

Mayo del 2019 aumento por decreto de una alícuota que impacta directamente en las importaciones, la tasa de estadística pasa de un 0,5% a un 2,5 % hasta fines de 2019.

Martes 7 de Mayo de 2019 dos nuevos decretos, a la misma hora y por el mismo tema ¡Los derechos de exportación! El primer decreto era un beneficio, el segundo lo desmentía.

Si sabemos a dónde vamos podemos dirigirnos. Los Argentinos somos audaces y nos ajustamos a los “cambios” pero necesitamos saber…. ¿A qué jugamos?….

¿Verdad o Consecuencia?

Flavio Jesús Lobosco
Despachante de Aduana / Analista en Comerico Exterior
AREXCOM SRL

error: Content is protected !!