Tras negarse, Justicia ordenó a los padres que vacunen a su hijo recién nacido

Bajo el argumento de supuestos efectos secundarios sobre la salud del bebé que incluían el “peligro de muerte súbita”, una pareja se oponía a la aplicación de las vacunas contra la hepatitis B y la BCG al menor. Se dispuso “la vacunación compulsiva del bebé”.

A través de un fallo de la Cámara Civil, la justicia obliga a una familia a vacunar a su bebé luego de haberse negado al momento del nacimiento del menor a que éste accediera a la vacunación de hepatitis B y BCG (tuberculosis), acto el tribunal consideró que excede el derecho individual y que perjudica a los de la comunidad.

Indicaron que conforme surge del certificado acompañado la médica pediatra del niño asumió su seguimiento para garantizar su desarrollo sano físico y mental, por lo que no es procedente sostener la aplicación mecánica de la ley sin indagar en las particularidades que rodean al caso. Sin embargo, la magistrada de primera instancia desestimó el recurso de reposición y concedió la apelación subsidiaria que derivó en la intervención de la justicia.

Asimismo, en la sentencia explican que el Estado “no puede interferir en las decisiones médicas que los padres prefieran para sus hijos menores de edad a menos que existan razones fundadas que así lo justifiquen”.

Los padres del pequeño argumentaron los supuestos efectos secundarios que las vacunas tendrían sobre el bebé, entre los que se incluía “el peligro de muerte súbita”. Además, protestan porque no se respeta “los derechos de la minoría contra los abusos estatales”. Razones, que la justicia no ha considerado suficientes y ha dictaminado que los padres deben vacunarlo porque “involucra la salud pública y sus consecuencias se proyectan directamente a terceras personas”.

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!