Teatros de ópera una experiencia única con un idioma universal, la música

Con la apertura del telón no solo se da inicio a un show de ópera, sino también a una experiencia única con un idioma universal, la música.

Hay diversos factores que se deben tener en cuenta como “la acústica, la isóptica y el foso de la orquesta que tiene el teatro”, como lo resaltó Ramiro Osorio, director general del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Los 15 teatros de ópera más importantes del mundo, en el que se destacó el Teatro Colón de Argentina por ser considerado un verdadero monumento del arte teatral, lírico y acústico, sin duda de los mejores de todos los tiempos.

Le sigue el teatro La Scala en Italia, inaugurado en 1778 y escenario de grandes músicos; después está el teatro Massimo en Palermo, el tercero más grande de Europa.

La Ópera Garnier en París, Francia, se lleva el cuarto lugar por ser uno de los edificios más característicos del IX Distrito de París. En el quinto puesto se encuentra el Teatro de la Ópera de Viena, Austria.

Teatro Colón
Buenos Aires, Argentina

Su primera sede se ubicó en un edificio de la Plaza de Mayo, donde estuvo hasta 1888 cuando se trasladó frente a la Plaza Vaticano, construcción finalizada en 1908. Busca emular el estilo de los grandes teatros europeos; sin embargo, tiene un toque colonial. En 2006 fue reformado para darle una mejor calidad acústica.

El Teatro Colón de Buenos Aires es una de las salas de ópera más importantes del mundo. Su rico y prestigioso historial y las excepcionales condiciones acústicas y arquitectónicas de su edificio lo colocan al nivel de teatros como la Scala de Milán, la Ópera de París, la Ópera de Viena, el Covent Garden de Londres y el Metropolitan de Nueva York.

En su primera sede, el Teatro Colón funcionó desde 1857 hasta 1888, año en que fue cerrado para la construcción de una nueva sala. Ésta fue inaugurada el 25 de mayo de 1908 con una función de Aida. En sus inicios, el Colón contrataba para sus temporadas a compañías extranjeras; a partir de 1925 contó con sus propios cuerpos estables –Orquesta, Ballet y Coro- y sus propios talleres de producción, lo cual le permitió, ya en la década de 1930, organizar sus propias temporadas financiadas por el presupuesto de la ciudad. Desde entonces, el Teatro Colón ha quedado definido como un teatro de temporada o stagione con capacidad para realizar íntegramente la totalidad de una producción gracias al profesionalismo de sus cuerpos escenotécnicos especializados.

A lo largo de su historia, ningún artista de importancia del siglo XX ha dejado de pisar su escenario. Baste mencionar a cantantes como Enrico Caruso, Claudia Muzio, Maria Callas, Régine Crespin, Birgit Nilsson, Plácido Domingo, Luciano Pavarotti, a bailarines como Vaslav Nijinski, Margot Fonteyn, Maia Plisetskaia, Rudolf Nureyev, Mijail Barishnikov, a directores como Arturo Toscanini, Herbert von Karajan, Héctor Panizza, Ferdinand Leitner, entre decenas más. También es frecuente que, siguiendo la tradición inaugurada por Richard Strauss, Camille Saint-Saëns, Pietro Mascagni y Ottorino Respighi, los compositores vengan al Colón a dirigir o supervisar los estrenos de sus propias obras.

Varios maestros de primer orden trabajaron aquí sostenidamente hasta lograr elevadas metas artísticas, como Erich Kleiber, Fritz Busch, directores de escena como Margarita Wallmann o Ernst Poettgen, maestros de baile como Bronislawa Nijinska o Tamara Grigorieva, directores de coro como Romano Gandolfi o Tullio Boni, sin dejar de mencionar a los numerosos solistas instrumentales y orquestas sinfónicas y de cámara que ofrecieron en nuestro escenario veladas inolvidables a lo largo de más de cien años de sostenida actividad.

Finalmente, a partir del año 2010, el Teatro Colón exhibe un edificio restaurado en todo su esplendor original, dando un marco de distinguida jerarquía a sus presentaciones.
Por todas estas razones, el Teatro Colón es un orgullo de la cultura argentina y un centro de referencia para la ópera, la danza y la música académica en todo el mundo.


La Scala
Milán, Italia

Hogar de Gioachino Rossini, Vincenzo Bellini, Gaetano Donizetti y Giuseppe Verdi, es reconocido por la acústica lograda por el túnel bajo el suelo de madera de la orquesta. La temporada inicia el 7 de diciembre y las funciones deben terminar antes de la media noche.

Teatro Massimo
Palermo, Italia

Considerado como uno de los mayores teatros de ópera de Italia, además de ser el tercero más grande de Europa. Su construcción fue iniciada por Giovanni Battista Basile y finalizada por su hijo Ernesto Battista. Se construyó para el rey de Italia Víctor Manuel II, su exterior lleva un estilo neoclásico y puede albergar a cerca de 1.387 personas.

Opera Garnier
París, Francia

Conocido también como Ópera de París o Palacio Garnier es considerado uno de los edificio más característicos del IX Distrito de París. Su construcción fue ordenada por Napoleón III al arquitecto Charles Garnier, quien lo diseñó con el estilo imperio.

Teatro de la ópera
Viena, Austria

Fue inaugurado en 1869 con una obra de Mozart. Su construcción hizo parte del proyecto de la Ringstrasse y fue el primero de los edificios en estar listos. Tiene capacidad para 2.800 personas y ofrece visitas guiadas para recorrer el escenario principal, la sala de mármol y el salón del té en el que Francisco José descansaba en los entreactos.

error: Content is protected !!