Palermo Noticias

Las glándulas de Cowper: fuente de complicidad y placer, agua, proteínas, sal y azúcar.

¿El líquido preseminal contiene espermatoizodes?  ¿Pero de donde surgen todas estas preguntas?

El aparato reproductor masculino esta compuesto de testículos y epidídimos que están contenidos en una especie de bolsas llamadas escrotos, los conductos deferentes, las vesículas seminales y los conductos eyaculatorios como la próstata, las glándulas de Cowper y el pene. Los más visibles son el pene y los escrotos.

El pene, en su interior, está compuesto principalmente por los cuerpos cavernosos y los esponjosos, la uretra y las venas encargadas de irrigarlo.

Cuando se produce la excitación estos cuerpos cavernosos y esponjosos se llenan de sangre produciendo la erección, cuyo tamaño va a depender de la excitación y de la cantidad de sangre circulante, La pre-eyaculación también conocido como flujo pre seminal es un líquido claro que es liberado por las glándulas de Cowper   generalmente es liberado tras la excitación y previo a la eyaculación de los hombres.

Espermatozoide:
Un espermatozoide (del griego sperma, semilla, y zóo, animal) es una célula haploide que constituye el gameto masculino.  Es una de las células más diferenciadas y su función es la formación de un cigoto totipotente al fusionarse su núcleo con el del gameto femenino, fenómeno que dará lugar, posteriormente, al embrión y al feto. En la fecundación humana, los espermatozoides dan el sexo a la nueva célula diploide, pues pueden llevar cromosoma sexual X o Y, mientras que el óvulo lleva sólo el cromosoma X.

El espermatozoide fue descrito por primera vez en 1677 por el científico Anton van Leeuwenhoek, reconocido como <>. Sin embargo, la primera persona en visualizarlos fue un estudiante de medicina llamado Johan Ham, quien le comentó que había visto unos pequeños ‘animálculos’ en el semen. Ham pensaba que esos pequeños animales eran fruto de la putrefacción del líquido seminal. Leeuwenhoek, al contrario, supuso que se trataba de un componente habitual del semen y realizó la primera descripción detallada de los espermatozoides. Además, también fue la primera persona en proponer que la fecundación ocurría por la entrada del espermatozoide dentro del óvulo, ya que por aquel entonces se creía que la fecundación tenía lugar por vapores que emanaban del esperma. Aunque, lamentablemente, nunca pudo observar el proceso.

Los espermatozoides en el ser humano son de forma piriforme, sólo sobreviven en un medio ambiente cálido, aunque entre 1 y 3 ºC por debajo de la temperatura corporal, y son las únicas células humanas en poseer flagelo; esto la ayuda a ser una célula con alta movilidad, capaz de nadar libremente. Se componen principalmente de dos partes: una cabeza y su flagelo, pero dentro de ellas podemos distinguir varias estructuras, las cuales, en orden cefálico-caudal (de la cabeza a la cola, es decir, de arriba abajo), son: acrosoma, núcleo, membrana, cuello, pieza media, cola y pieza terminal. Viven de media 24 horas, aunque es posible que lleguen a fecundar el óvulo después de tres días.

Líquidos agua, proteínas, sal y azúcar.
El semen es mucho más viscoso que el líquido preseminal y, por eso, una de las principales funciones de este fluido expulsado previamente a la eyaculación es lubricar las paredes de la uretra para hacer más fácil el proceso de expulsión del semen que verbalmente se denomina eyaculado.

Las vesículas o glándulas seminales.
Las vesículas o glándulas seminales son unas glándulas productoras del 60 % del volumen del líquido seminal. Están situadas en la excavación pélvica, detrás de la vejiga urinaria, delante del recto e inmediatamente por encima de la base de la próstata, con la que están unidas por su extremo inferior.

El conducto de la vesícula seminal (conducto excretor) y el conducto deferente forman el conducto eyaculador, que desemboca en la uretra prostática.

Las glándulas bulbouretrales ([TA]: glandula bulbourethralis), también conocidas en la terminología clásica como glándulas de Cowper, son dos glándulas exocrinas del sistema reproductor masculino humano. Producen su líquido cuando el hombre está excitado, pero el momento exacto varía entre los hombres. Son homólogas a las glándulas vestibulares mayores de la mujer.

Fue el anatomista y cirujano francés Jean Méry quien describió estas estructuras oralmente por primera vez en 1684. La primera publicación se realizó en 1699, y su autor fue William Cowper (c.1666-1709) anatomista y cirujano de Londres, quien les dio su nombre.

Estas pequeñas glándulas se encuentran debajo de la próstata y su función es segregar un líquido alcalino que lubrica y neutraliza la acidez de la uretra antes del paso del semen en la eyaculación.

Este líquido, llamado líquido preseminal, puede contener espermatozoides (generalmente arrastrados), y que son normalmente inviables, toda vez que proceden de eyaculaciones anteriores y tienen muy escasa o nula movilidad, además de no contar con los nutrientes del resto del fluido seminal, por lo que son pocas las posibilidades de un embarazo con este líquido, aunque no nulas.

Usualmente son expulsadas de 4 a 6 gotas y hasta pequeños chorritos cada par de minutos durante la erección y bajo excitación, esto con la intención de lubricar el canal de la uretra y permitir la proyección del esperma en la eyaculación.

La testosterona es una hormona esteroidea sexual del grupo andrógeno y se encuentra en mamíferos, reptiles, aves  y otros vertebrados. En los mamíferos, la testosterona es producida principalmente en los testículos de los machos y en los ovarios de las hembras, y las glándulas suprarrenales segregan también pequeñas cantidades. Es la principal hormona sexual masculina y también un esteroide anabólico.

A LOS BIFES

El líquido preseminal o fluido preeyaculatorio es una secreción viscosa e incolora que el hombre expulsa por el pene en pequeñas cantidades (de 100 a 200 micras) durante la excitación sexual y antes de la eyaculación. Es secretado por las glándulas de Cowper y Littre, que se localizan bajo la próstata. Mientras la función del semen es transportar y alimentar a los espermatozoides para que se depositen en la vagina de la mujer, el líquido preseminal prepara o “endulza” el ambiente: lubrica las paredes de la uretra, el conducto que va dentro del pene, y neutraliza la acidez ocasionada por la orina, para que el espermatozoide sobreviva y pueda cumplir su misión reproductiva.

Son los testículos el sitio del escroto donde se produce el semen. El epidídimo es una estructura enrollada que corona los testículos y recibe espermatozoides inmaduros de los testículos y los almacena por varios días. Cuando se produce la eyaculación, el semen es expulsado desde una extremidad del epidídimo hacia el conducto deferente. Posteriormente, el semen se desplaza a través del conducto deferente hacia el cordón espermático en la cavidad pélvica más allá del uréter y detrás de la vejiga. Allí, el vaso deferente se unen con la vesícula seminal para formar el conducto eyaculatorio, el cual atraviesa la próstata y se vacía en la uretra. Cuando se produce la eyaculación, los movimientos musculares rítmicos impulsan el esperma hacia adelante.

OJO OJO OJO
El contacto del pene sobre los labios de la vagina es seguro como método anticonceptivo siempre y cuando el hombre ejerza control absoluto sobre la eyaculación del semen, lo que generalmente es difícil pues implica manejo total de las emociones.

Quien fué

William Cowper (Petersfield, Hampshire; c. 1666-8 de marzo de 1709 ) fue un cirujano y anatomista inglés, reconocido por la descripción de las glándulas bulbouretrales o glándulas de Cowper.

William Cowper nació en 1666 en Petersfield, en Sussex, y fue aprendiz de un cirujano de Londres, William Bignall, en marzo de 1682. Fue admitido en la Barber-Surgeon’s Company en 1691 y comenzó a practicar en Londres el mismo año. En 1694, publicó su notable trabajo, Myotomia Reformata, o una nueva administración de los músculos, y fue elegido miembro de la Royal Society en 1696. En 1698, publicó La anatomía de los cuerpos humanos, que le ganó una gran fama. y notoriedad, y durante los siguientes once años publicó una serie de tratados sobre temas que van desde la cirugía y la patología hasta la fisiología y la anatomía, incluida una descripción temprana de lo que ahora se conoce como la glándula de Cowper. Murió el 8 de marzo de 1709.

Las glándulas de Cowper entran en funcionamiento al comenzar la excitación y la erección con un doble fin: limpiar la uretra de restos de orina y de los espermatozoides de la eyaculación anterior, también de cambiar el Ph dentro de la vagina para que los espermatozoides puedan vivir.

Estos espermatozoides pueden embarazar al igual que los de la eyaculación.

Una pregunta que  solemos escuchar es si el semen formado por los espermatozoides y el líquido espermático se puede tragar.

Su composición es agua, proteínas, sal y azúcar. Si la persona está sana no trasmite enfermedad alguna por lo que se puede tragar y, si te apetece, puede ser una fuente de complicidad y placer.