Greenpeace lanzó una campaña para evitar que se desmonten los bosques nativos.

Greenpeace lanzó esta semana una campaña para redoblar su esfuerzos en búsqueda de evitar que se desmonten los bosques nativos de la región chaqueña, hogar del yaguareté, para transformarlos en pasturas

“Mientras leés este mail hay topadoras derribando a toda velocidad nuestros bosques nativos de la región chaqueña”, dice el envío de correo que responsabiliza a “empresas que realizan ganadería intensiva para exportar la mayor cantidad posible de carne vacuna a supermercados y mayoristas de Europa e Israel, al menor costo económico y al mayor costo ambiental”. Por otra parte, militantes de Greenpeace reinvidicaron la protesta del sábado 3 de agosto en la inauguración de la Exposición Rural de Palermo donde desplegaron “carteles a control remoto con un mensaje dirigido a esta industria ´Ganaderos: basta de desmontes´ y ´Destruir bosques es un crimen´”. Los carteles se desplegaron sobre los asientos que ocupaban el presidente Mauricio Macri y funcionarios, cuando el titular de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, comenzaba su discurso, en el palco frente a la pista central

Aseguran que esta acción, por la que Greenpeace está denunciado penalmente por intimidación público, la lograron con más de 20 años denunciando la situación de emergencia forestal argentina y reclamando a todos los gobiernos nacionales y provinciales responsables”

El organismo advirtió, además, que “si se eliminan los bosques, extinguirán al yaguareté que habita la región” del que “sólo quedan 20 ejemplares”.

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!