David Nabarro: «esto realmente es una amenaza existencial para la humanidad».

David Nabarro (Londres, 1949) fue uno de los candidatos a la dirección general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2017. El elegido fue el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus y él ahora es el enviado de este organismo multilateral para lidiar contra la Covid-19 en Europa, que se ha convertido en el epicentro de la pandemia. Por más que se le pregunta, obvia críticas a los países por tomar unas u otras medidas y se centra en el mensaje de que estamos en un escenario incierto que tiene que ser superado por un planeta unido.



Pregunta. ¿Ha actuado Europa tarde en esta crisis?

Respuesta. Cada país ha actuado de la mejor forma que ha podido. Los del sudeste asiático que experimentaron la epidemia de SARS en 2002 se han movido bastante rápido cuando se han dado cuenta de lo que estaba sucediendo. China, con algo de retraso, ha actuado de forma contundente. En otros, como Irán o Italia, hemos visto una respuesta inicial más lenta y esto ha ocasionado más mortalidad. No sabemos dónde va a ir Europa; estamos en un terreno desconocido. Tenemos un reto adicional: se están haciendo muy pocos tests, así que no podemos realmente saber dónde está el virus.

P. Ha mencionado Italia e Irán, pero no a España. ¿No cree que tampoco ha sido muy rápida en la respuesta a la epidemia?

R. No me gusta usar palabras como “no muy rápida”. El brote está avanzando a una gran velocidad. Hay un aumento explosivo y vamos a tener batallas épicas. Y necesitamos hacer dos cosas: organizarnos como comunidad, los servicios sanitarios y el Gobierno, y por otro lado limitar movimientos entre áreas donde hay mucha incidencia. Y una cosa sin la otra no funciona. No estamos en el pico máximo de la epidemia en absoluto; probablemente estamos al principio, lo que va a requerir que trabajemos todos juntos de una forma sin precedentes.

P. ¿Qué se debe hacer ahora?

R. Todavía hay una oportunidad real de revertir la curva y reducir el sufrimiento de la gente. Pero, por favor, de ninguna forma encojan los hombros y digan: tenemos que esperar a que todo el mundo se infecte en un intento de inmunidad masiva, porque esto se traducirá en un horrible sufrimiento. En lugar de eso, hay seguir el ejemplo de China, Corea del Sur y Singapur, con una respuesta robusta, con un sistema sanitario a punto, muchas pruebas, trazar los contactos, aislar a las personas con la enfermedad, animando a que la gente practique la mejor higiene y que mantenga la mayor distancia física posible, con los hospitales preparados, con todo el Gobierno y la sociedad unida.

P. ¿Cuándo llegaremos al pico de la epidemia?

R. No lo sabemos. Solo conocemos a este virus desde hace tres meses. Es un coronavirus. Conocemos el del resfriado común, el SARS y el MERS, pero no muchos otros. Y son virus que tienen propiedades bastante difíciles. Tienden a ser inestables. No es fácil desarrollar vacunas contra ellos. Es realmente difícil hacer predicciones sobre qué pasará. Lo que sí sabemos es que duplica sus infecciones cada dos o tres días. Y sabemos que con un enorme esfuerzo, varios países pudieron doblar la curva epidémica y derribarla. Pero todo depende de la calidad de nuestra respuesta. Y hasta qué punto podamos tener personas dentro de los países trabajando juntas, pero también entre países. Escucho a la gente decir que podría ser menos transmisible en climas cálidos. Bueno, tenemos que verlo, sabemos que se está transmitiendo en Singapur. He escuchado que alcanzará su punto máximo cuando el número de personas susceptibles en la población sea muy bajo. No sabemos cuándo llegará eso. Entonces, le digo a la gente que esté lista para que esto dure varios meses. Y creo que vamos a trabajar duro en esto, ciertamente hasta finales de junio, no solo en Europa, sino que debemos recordar que también llegará a otras partes del mundo.

P. ¿Cree que cuando se derrote al virus existe la posibilidad de que repunte de nuevo?

R. Existe una posibilidad real de que en un país como China, donde parecen haber sido capaces de suprimir la transmisión no esté completamente terminado. Tendrán que estar listos para rebrotes en cualquier momento. Y ya están recibiendo contagios de personas que vinieron de Europa. Pueden ver brotes estacionales o puede haber una posibilidad de que sucedan en cualquier momento. No hay evidencia de que haya una ola ahora, desaparezca y luego llegue otra el próximo invierno. Esta hipótesis se basa en otras enfermedades. Entonces, mi línea es que tenemos que estar listos para que esté con nosotros durante varios meses, y probablemente pasará un año antes de que haya una vacuna ampliamente disponible, lo que sería una forma de reducirla por completo.

P. ¿Han llegado tarde las medidas de distanciamiento social de España?

R. No quiero decir si los países deberían o no haber hecho cosas antes. Las hacen cuando están listos y son capaces de hacerlas. Los países del sudeste asiático han experimentado el SARS, y han pasado por el daño que causó en su economía y su sociedad durante muchos meses. Y así, en cierto modo, tuvieron un ensayo general. Los países europeos realmente no habían visto esto desde el gran brote de gripe a principios de 1918. Por lo tanto, es bastante difícil para un gobierno imponer de repente medidas extremas y esperar que la gente las siga. Creo que muchos gobiernos europeos tuvieron que plantearse: ¿qué tolerarán las personas? Y es por eso que han hecho las cosas al ritmo que se hicieron. Ahora todo el Gobierno debe actuar en conjunto sin diferencias políticas para mantener todo en marcha, porque no sabemos dónde terminará esto. Y no sabemos cuántas dificultades habrá a medida que avancemos.

P. ¿Han hecho recomendaciones a España que no haya cumplido?

R. La OMS ha estado constantemente haciendo recomendaciones a todos sus Estados miembros sobre la importancia de una acción rigurosa, rápida y robusta. Tan pronto como tienen los primeros signos de esta enfermedad, los gobiernos hacen lo que tienen que hacer y lo que pueden hacer. Y ha habido algunos signos fabulosos, fabulosos en España, una acción gubernamental realmente efectiva.

P. ¿Por qué la epidemia en España progresa mucho más rápido que en Francia o Alemania?

R. No sabemos con certeza si esto es así. No tenemos resultados de pruebas para toda la población en Francia y Alemania. Los datos realmente confiables en este momento son los de los hospitales y UCI. Y hay desafíos bastante serios en algunas partes de Francia. Todo depende un poco de la suerte, dónde están transmitiendo la enfermedad las personas, dónde se encuentran, quién está en contacto con quién, cuántas cadenas nuevas de transmisión se han establecido. Y eso tiene mucho que ver con la suerte, así como con la intensidad del control, ya que a menudo una persona por accidente, puede no estar muy enferma, pero transmitirla a muchas otras. Por lo tanto, en lugar de leer tan atentamente los datos, debemos anticipar brotes explosivos en muchos lugares de Europa a fines de este mes, y hasta el próximo.

P. ¿Cómo se explica la baja letalidad en Alemania o los países nórdicos?

R. No lo sé. Estoy viendo diferencias en la letalidad en diferentes partes del mundo. Partes de una gran ventaja si tienes un personal de salud bien organizado, que usa protocolos estandarizados. También si las personas llegan temprano al hospital una vez que presentan síntomas, si tienes algunas camas de repuesto, etcétera. Por lo tanto, puede haber algunos aspectos de la atención clínica que sean importantes.

P. ¿Es optimista sobre futuras vacunas y medicamentos contra el virus?

R. Sí, soy optimista en que el trabajo que se ha hecho sobre medicamentos antivirales es realmente muy importante. El desarrollo de vacunas es sumamente importante. Pero tardará al menos un año. No quiero que nadie piense que será rápido.

P. ¿Es esta la mayor crisis de salud que hemos visto en el mundo?

R. La mayoría de las personas con las que he hablado dicen que esta es la mayor crisis de salud de una generación y otros que es la mayor desde la última guerra mundial. Yo soy muy cauteloso al usar ese tipo de lenguaje porque no sé a dónde va esto. Pero lo que digo es que esto realmente es una amenaza existencial para la humanidad. Y es una prueba de cómo podemos trabajar juntos para lidiar con ella. Y creo que es una especie de ensayo para algunos de los otros desafíos que enfrentamos, como la pérdida de biodiversidad y la rápida aceleración de la temperatura de la tierra. Y, entonces, espero que aprendamos trabajando juntos en esto, y apoyándonos mutuamente.

Fuente https://elpais.com/

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!