Cayó organización criminal que facilitaba ilegalmente el ingreso de extranjeros y mercadería al país.

| Mercadería Ilegal |

Fue tras una investigación llevada adelante por la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 35 junto a la Policía de la Ciudad.

Tras 10 allanamientos se desbarató una banda que ingresaba ciudadanos senegaleses y mercancía provenientes de Brasil. A partir de una extensa investigación llevada adelante por la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 35, a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, junto a la Policía de la Ciudad se desbarató una organización criminal que ingresaba mercancía proveniente de Brasil y que era trasladada a la Ciudad de Buenos Aires para ser vendida en la vía pública.

La investigación de más de dos años también desenmascaró a su vez, la presencia de una banda que facilitaba el ingreso irregular al país de ciudadanos provenientes en su mayoría de Senegal a través de la frontera de Misiones con Paraguay. Una vez en Argentina, la organización les conseguía residencias precarias de forma ilícita y los trasladaba en vehículos particulares, los cuales operaban como remises, denominados en la jerga “mulas”.

Además se comprobó la participación activa de la sucursal misionera de una conocida empresa de transporte de encomiendas, que empleaba precariamente a los extranjeros y encubría el contenido ilegal de los envíos.

“Quiero destacar el trabajo conjunto de las fuerzas de seguridad y los fiscales porteños para llevar a cabo una investigación realmente compleja, que abarcó varios meses y nos llevó más allá de las fronteras del país. Cada vez estamos trabajando mejor y de forma más coordinada, lo que nos permite alcanzar estos resultados”, sostuvo el secretario de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro.

El secretario agregó: “esta investigación fue hasta los orígenes de este problema. Desde el secuestro de mercadería en la vía pública, se llegó a quienes la ingresan de manera ilegal al país y la distribuyen. Pero además se comprobó cómo se facilitaba la residencia ilícita de inmigrantes y se los traía a la Capital”.

“Hay 102 personas involucradas en la investigación, 15 de las cuales son senegaleses con quienes se acordaron penas de probation por organización de venta ilegal. En el fondo de esto hay contrabando, fraude marcario, evasión tributaria y trata de personas”, afirmó la fiscal Celsa Ramírez.

Esta semana, personal de la División Operaciones Especiales de la Policía de la Ciudad realizó diez allanamientos en la provincia de Misiones, en el marco de una causa por uso indebido del espacio público con fines lucrativos no autorizados.

A esto se llegó tras más de dos años de trabajo conjunto entre la Fiscalía Nº 35 y la Policía de la Ciudad, lo cual permitió establecer el origen y la ruta de la mercadería que ilegalmente se comercializaba en las calles de distintos barrios porteños.

Las pesquisas revelaron la existencia de una organización que ingresaba sin declarar la mercancía proveniente de Brasil, desde Santo Antonio do Sudeste a la ciudad de San Antonio, en Misiones, donde luego era almacenada en grandes depósitos.

Además, se descubrió que facilitaban el ingreso irregular al país de ciudadanos extranjeros, en su mayoría senegaleses, a quienes les conseguían residencias precarias y trasladaban a Buenos Aires en autos particulares denominados “mulas”.

El circuito de los productos almacenados en San Antonio continuaba hacia Buenos Aires, transportados en los camiones de una reconocida empresa de encomiendas. Una vez en destino, la mercadería era retirada y repartida en camionetas por dos ciudadanos senegaleses a diferentes puntos de acopio, que luego abastecían a quienes la vendían en la vía pública.

A la luz de las pruebas obtenidas, la fiscal Ramírez solicitó 10 órdenes de allanamiento al Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 25 a cargo del Dr. Aostri, y a los juzgados federales de Eldorado y Posadas.

Las órdenes fueron cumplimentadas por la Policía de la Ciudad, con cooperación de la Prefectura Naval Argentina, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos, y personal del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas, simultáneamente en las ciudades misioneras de Posadas, Puerto Iguazú, Eldorado, San Antonio y Wanda.

En total se secuestraron dos notebooks, cinco PC de escritorio, cuatro pendrives, dos teléfonos celulares, dos DVR, una pistola lectora de códigos, y gran cantidad de documentación de pasajes, envíos de mercadería y manifiestos de carga.

En los operativos estuvieron presentes funcionarios de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), además participaron funcionarios de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) del Ministerio de Justicia de la Nación.

Durante los procedimientos en los depósitos de la empresa de encomiendas se identificó a varios empleados de origen senegalés que no pudieron acreditar los permisos de trabajo ni de residencia. Asimismo se pudo comprobar que la empresa facilitaba el envío de productos ilegales y encubría su contenido.

Adicionalmente, con colaboración de efectivos de la Sección Apoyo Tecnológico de la Policía de la Ciudad, se llevó a cabo otro allanamiento en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, en las oficinas del transporte de encomiendas, en donde se obtuvo más documentación de interés para la causa.

Como parte de este operativo hoy se hicieron allanamientos en el barrio de Once donde se secuestraron 76 bultos de mercadería de primera marca ingresada por esta red desde el extranjero. La mercadería secuestrada infringía la ley 22.362 y está valuada en 1.850.000 pesos.

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!