Bienes y Concesiones del Gobierno porteño firmó una disposición para que la universidad abandone la ex Confitería El Águila.

La histórica Confitería El Águila, una construcción de reminiscencias Art Nouveau que cuenta con entrada independiente por Avenida Sarmiento. El ex zoo, inaugurado en 1888, se caracteriza por su estilo victoriano, y sus pabellones, declarados Monumentos Históricos Nacionales, reflejan los rasgos arquitectónicos de cada uno de los países de origen de las especies a las que aloja (chino, hindú, morisco y grecorromano). “Confitería El Águila”, ubicado en el predio del ex Jardín Zoológico de la Ciudad
“Eduardo Ladislao Holmberg”, actual Ecoparque Interactivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El espacio objeto de la presente contratación se trata de un bien del Dominio Público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ubicado dentro del predio correspondiente al ex Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires “Eduardo Ladislao Holmberg”, actual ECOPARQUE INTERACTIVO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, (en adelante, el “EPI”), Nomenclatura Catastral: Circ.: 18, Sec: 21, Mz.: 51, sito entre las Av. Las Heras, Av. Sarmiento, Av. Libertador y República de la India, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, denominado “Confitería El Águila”. (Ver Croquis A) El predio se ubica dentro de la Comuna Nº 14, y le corresponde la zonificación UP. Asimismo, el predio ha sido declarado Monumento Histórico Nacional mediante Decreto PEN N° 437/1997. La Confitería del Águila es un edificio de valor patrimonial declarado junto al conjunto escultórico y paisajístico del resto del Ex Zoológico de Buenos.

El ministerio de Economía y Finanzas de la Ciudad de Buenos Aires informó que está vigente la licitación pública para concesionar por 15 años la ex Confitería El Águila del Ecoparque de Palermo (Comuna 14), con un canon mensual de $265.000.

Está en la avenida Sarmiento 2715, en el edificio donde funciona el Centro de Arte y Naturaleza, administrado por la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF), que por estos días es sede de BIENALSUR 2019.

Fuentes oficiales aclaran que la concesión no afecta al Teatro Sarmiento, que posee 250 ubicaciones e integra la programación del circuito oficial del Complejo Teatral de Buenos Aires (dependiente del Ministerio de Cultura de la Ciudad).

El E.E. N° 6.097.441-MGEYA-DGABC/19, aparecido en el Boletín Oficial porteño del martes, informa que el día 17 de julio se hará la apertura de ofertas de la “Licitación Pública para el otorgamiento de la concesión de uso y explotación de carácter oneroso del bien del edificio denominado Confitería El Águila – ubicado en el predio del ex Jardín Zoológico de la Ciudad “Eduardo Ladislao Holmberg”, por el término de quince (15) años, de conformidad a lo establecido en la Ley Nº 6.011 (BOCBA Nº 5473 del 08/10/2018)”.

En 2017 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había firmado un convenio con la UNTREF para que esta casa de estudios use ese inmueble y monte el Centro de Arte Contemporáneo para la Biodiversidad.

El centenario inmueble de art noveau de 1.100 metros cuadrados se iba a usar para el desarrollo de “muestras de arte contemporáneo cuya temática verse sobre aspectos relacionados con el medio ambiente y preservación, el desarrollo sustentable y la conservación de la biodiversidad; y actividades culturales y educativas interactivas vinculadas con la difusión sobre temas ambientales, protección de flora y fauna autóctona”.

El 29 de noviembre de 2018 la Dirección Administración de Bienes y Concesiones del Gobierno porteño firmó una disposición para que la universidad abandone la ex Confitería El Águila.

UNTREF fue a la justicia y presentó una medida cautelar que fue aceptada en diciembre por el juez porteño Guillermo Scheibler, quien concluyó que “si bien la Ley porteña N° 6011 autorizó al Poder Ejecutivo a concesionar diversos espacios del ex Jardín Zoológico (entre ellos la ex Confitería El Águila), no se advierte de qué modo esta sola circunstancia resultaría necesariamente incompatible con la vigencia del acuerdo oportunamente suscripto”.

El abogado de UNTREF, Fernando Alberto Leguizamón, dijo que la universidad se comprometió a realizar la restauración de la ex Confitería El Águila y también a reparar “El Pabellón de Loros” (que también se concesionará por 15 años) y “El Palomar”.

MINISTERIO DE ECONOMÍA Y FINANZAS DIRECCIÓN GENERAL DE CONCESIONES Y PERMISOS
Prórroga –

Licitación Pública para el otorgamiento de la concesión de uso y explotación de carácter oneroso del bien del edificio denominado Confitería El Águila – E.E. N° 6.097.441-MGEYA-DGABC/19

Prórroga de fecha de consulta y retiro de pliegos, de presentación de ofertas y de apertura de ofertas. Objeto de la Contratación: Licitación Pública para el otorgamiento de la concesión de uso y explotación de carácter oneroso del bien del edificio denominado “Confitería El Águila”, ubicado en el predio del ex Jardín Zoológico de la Ciudad “Eduardo Ladislao Holmberg”, por el término de quince (15) años, de conformidad a lo establecido en la Ley Nº 6.011 (BOCBA Nº 5473 del 08/10/2018). CANON BASE: – “Confitería El Águila“ PESOS DOSCIENTOS SESENTA Y CINCO MIL ($265.000,00.-); -. Valor Del Pliego: Gratuito Consulta y Retiro De Pliegos: Los Pliegos de dicha Licitación Pública podrán ser descargados gratuitamente de la página web http://www.buenosaires.gob.ar/economiayfinanzas/desarrolloeconomico/direcciongene ral-administracion-de-bienes-y-concesiones, consultados en el Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o solicitados en las oficinas de la Dirección General Administración de Bienes y Concesiones sita en Avenida Martín García Nº 346, Piso 2°, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de Lunes a Viernes en el horario de 09:00 a 15:00 horas hasta el día 12 de julio de 2019 inclusive. Presentación De Las Ofertas: La presentación de las ofertas se realizará en la Dirección General Concesiones y Permisos, sita en Avenida Martín García Nº 346, 2° Piso, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hasta las 12:00 horas del día 17 de julio de 2019. Apertura De Las Ofertas: La apertura de las ofertas se fija para el día 17 de julio de 2019, a las 14:00 horas, en la Dirección General Administración de Concesiones y Permisos, sita en Avenida Martín García Nº 346, Piso 2°, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Visita al Inmueble: A los fines de coordinar las visitas correspondientes al inmueble objeto de la presente licitación, los interesados deberán contactarse con la Dirección General Concesiones y Permisos al 5030-9100, interno 2324, de lunes a viernes, en el horario de 10:00 a 17:00 horas. Norma Autorizante: Disposición Nº 1/DGCOYP/2019.

La Justicia porteña hizo lugar una medida cautelar presentada por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) y ordenó al Gobierno de la Ciudad suspender la revocatoria del permiso del espacio “El Águila” en el ex Zoológico metroplitano, donde actualmente funciona un Museo.

El 7 de junio de 2018 el Gobierno de la Ciudad concedió a la UNTREF el permiso de uso precario y gratuito del edificio denominado “El Águila”, para destinarlo al desarrollo de muestras de arte contemporáneo relativas a la preservación del medio ambiente, el desarrollo sustentable y la conservación de la biodiversidad; como también a actividades culturales y educativas interactivas vinculadas a la difusión de temáticas ambientales y de protección de la flora y la fauna autóctona. En ese contexto, durante los meses de junio, julio y agosto, la UNTREF reacondicionó ese espacio y, en septiembre, lo abrió al público con exposiciones y actividades culturales en el marco de BIENALSUR. Al tiempo que restauró otros sitios del ex Jardín Zoológico, como “El Pabellón de Loros” y “El Palomar”, donde se sanearon los baños, la instalación eléctrica, se impermeabilizaron los techos y se repararon muros, pisos y el subsuelo.
El 29 de noviembre pasado, la Dirección General de Bienes y Concesiones del Gobierno porteño, dictó la disposición 160-DGABC-2018, en la que se revoca el permiso de uso del espacio otorgado a la UNTREF, requiriendo la desocupación del inmueble en el plazo de 20 días. La medida desconcertó la medida desconcertó a la comunidad de esa casa de estudios, dado que hasta entonces no existió conflicto alguno con el Gobierno de la Ciudad.

¿Qué sucedió entre la firma del convenio y la revocación del mismo? En paralelo a la firma del convenio con la UNTREF, Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno porteño, elevó un proyecto a la Legislatura de la Ciudad para otorgar a inversores privados la explotación de distintas áreas del predio del ex Zoológico. La iniciativa tuvo pronto despacho, fue aprobada en primera lectura el 28 de junio y tras cumplir los requisitos de audiencia pública, el 13 de septiembre logró la sanción del cuerpo parlamentario.

La ley 6011 contempla la concesión y derecho de explotación de 15 espacios del ex Zoológico porteño, entre ellos el correspondiente a la Confitería “El Aguila”. La primera etapa de esta privatización estaba prevista para el año pasado, en ese contexto surge la disposición que revoca el permiso de uso precario del predio de “El Águila”, que motivó que el 18 de diciembre la UNTREF presentara recurso de amparo contra el Gobierno porteño.

El 28 de diciembre el juez subrogante en lo Contencioso Administrativo, Guillermo Scheibler, hizo lugar a la medida cautelar y ordenó la suspensión de la disposición 160-DGABC-2018, por la que se revoca el permiso de uso otorgado a dicha universidad para el uso del espacio “El Águila”, hasta tanto se resuelvan los recursos de reconsideración y jerárquico interpuestos. El fundamento de esta determinación se sostiene en que Estado no puede revocar el derecho uso durante el termino que dura el convenio, salvo que medie reparación de los perjuicios causados.

Respecto a la Ley 6011 que autoriza al Poder Ejecutivo a concesionar diversos espacios del ex Jardín Zoológico -entre ellos el edificio conocido como ‘El Águila’-, el magistrado sostiene en el dictamen: “no se advierte de qué modo esta sola circunstancia resultaría necesariamente incompatible con la vigencia del acuerdo oportunamente suscripto con la aquí actora (UNTREF). Tampoco la genérica alusión a razones de ‘oportunidad, mérito y conveniencia’ arrojarían más luz sobre los fundamentos del acto impugnado.”

MAS
El Jardín Zoológico de Buenos Aires estuvo desde su creación vinculado al desarrollo social y cultural de la ciudad. El primer antecedente del zoológico de Buenos Aires, se remonta a 1875, cuando se instala una sección zoológica en el Parque 3 de Febrero para albergar animales útiles y peculiares. Este objetivo se consolida cuando en 1888 se crea el Jardín Zoológico como institución autónoma e independiente del parque, pensada como espacio que educa y entretiene. “El Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires (JZ) es un ejemplar único”… que exhibe, “… la mayoría de los edificios construidos en sus inicios. Pero la característica principal que lo reivindica como un ejemplar único en su especie, es que ha sido distintos zoológicos. Elementos característicos de cada uno de ellos quedaron acumulados, convirtiéndose en un museo de sí mismo. Detrás de ese casi omnipresente pintoresquismo arquitectónico (única faz señalada desde la historiografía urbana y de la arquitectura porteña), se encuentran huellas, fragmentos y piezas completas de arquitecturas que dieron respuesta a diferentes programas institucionales y a imaginarios cambiantes”. “El zoo porteño estuvo conformado desde sus comienzos por la conjunción de cinco dimensiones programáticas: la estética, la del entretenimiento, le educativo didáctica, la científica y la productiva. A lo largo de su historia, estas dimensiones se entrelazaron, se interpusieron, prevalecieron unas sobre otras; pero nunca desaparecieron”. “La visita al zoológico fue una tradición que se enraizó en la cultura europea. Era el acceso a un inmenso y lejano mundo. No solo a animales, también a árboles exóticos y plantas, objetos propios de distintas etnografías y a la arquitectura basada en el lenguaje de formas de otras culturas que determinaban el paisaje”. En el año 1889 se aprueba la localización actual del zoológico y la Comisión Asesora del primer director, Eduardo L. Holmberg, confecciona junto a éste el plano de conjunto para el predio asignado. La aprobación de dicho plano, señala el momento en que comienza a cercarse el terreno, a conformarse el jardín con los senderos y a levantarse los primeros edificios que albergarían una serie de especies exóticas compradas en esos años a la casa Hagenbeck de Alemania. Este espacio se convierte en Monumento Histórico Nacional en el año 1997 por Decreto 437/97. Entre 1904 y 1924, durante la dirección de Clemente Onelli, se incorporan al Jardín Zoológico nuevos edificios, entre los que se encuentra la Confitería del Águila. El lujoso edificio diseñado por el Arq. Virgilio Cestari se inaugura en 1905 por Santiago Canale y era una sucursal de la confitería homónima que funcionaba en Callao y Santa Fe. La confitería tenía una terraza de expansión hacia el interior del parque, valorizando su acceso principal desde el interior del mismo y su acceso secundario desde la calle. Este pabellón con reminiscencias art nouveau, diseñado por el arquitecto Virgilio Cestari, fue encargado a instancias de Santiago Canale para que fuera la sucursal de la confitería homónima que funcionaba en Callao y Santa Fe. Inaugurado en 1905, era un edificio muy concurrido por las familias porteñas que iban allí a una “especial” ceremonia del Té pero a la inglesa. Este edificio de importante escala con un desarrollo alargado en dos niveles y terrazas en la planta superior es de construcción tradicional de estructura de muro portante de ladrillos y perfilería de acero. Las cubiertas y entrepisos son de bovedillas excepto el espacio central de la planta alta que presenta una cubierta de estructura de madera y chapa. La fachada originalmente revestida en símil piedra posee ornamentación de guirnaldas, mascarones, cartelas y formas vegetales y curvas. Se destaca especialmente la escultura que corona el acceso y las acróteras con cabeza de águila que decoran las esquinas. Las características constructivas, estéticas y tipológicas, en particular de su envolvente, le otorgan al edificio de El Águila un valor arquitectónico, paisajístico y testimonial. En la década del 90, El Águila sufrió modificaciones al ser transformado para ser utilizado como restaurant. Esta transformación alteró su espacio interior provocando la pérdida de la condición material de muchos de sus elementos constitutivos, como el revoque de los muros, el cambio en la paleta de colores, la incorporación de instalaciones como una parrilla y la ampliación del sótano, así como la pérdida de su simetría original. El edificio se encuentra en relativo buen estado de conservación estructural a pesar de un leve hundimiento del terreno, probablemente causado por filtraciones de agua producidas por fallas en los pozos de bombeo cloacal y una fisura en fachada hacia el interior del Ecoparque. La construcción es de mampostería de ladrillos portantes con vigas y bovedillas planas en las alas laterales y cubierta de madera y chapa en el volumen central. Se advierten problemas de humedad ascendente en las fachadas laterales y principal hacia Ecoparque. El sistema de desagües pluviales combina canaletas que recogen el agua de la cubierta a 4 aguas con desagües embutidos que bajan hasta las cubiertas planas y de ellas a nivel cero. Existen problemas de filtraciones en casi la totalidad de las canaletas de desagüe y en algunos de los tramos verticales coincidentes con los embudos. Los revoques se encuentras deteriorados en los sectores principalmente donde han ocurrido filtraciones; como es el caso en el ingreso por Sarmiento, donde se han desprendido tramos de revoque dejando a la vista las piezas de hierro oxidadas. También en los premoldeados presentan fracturas y desprendimientos menores por la oxidación de piezas metálicas de anclaje que han quedado al descubierto. Asimismo existen costras negras y blancas profusamente distribuidas en las guardas, cornisas y cargas del edificio. Las carpinterías son de madera y se encuentran a la vista, barnizadas y se propone conservarlas de este mismo modo. Las celosías que pudieran haber existido ya no están en los vanos. Y en líneas generales únicamente se deberán reponer carpinterías en los sectores donde se ejecutarán demoliciones y serán necesarias nuevas carpinterías en réplica o relación al conjunto

Scroll hacia arriba
error: Content is protected !!