«Pesadilla Macri» Eduardo Sanguinetti, filósofo, poeta y performer.

Inventaron para machirulo una función: presidente de la Fundación FIFA en la que viajara todos los días a distintos sitios hambreados del planeta donde deberá demostrar sus habilidades en solidaridad para los más necesitados en salud, educación, en fin una desmesura, pues este nefasto personaje, el peor presidente que supo soportar Argentina, instalando hambre, indigencia, ignorancia, represión, fraude y exclusión, siempre a la zaga de negociarlo todo, ¿les parece que llevara a cabo la función con ánimos solidarios este ignorante? con mil millones de dólares de uso reservado con prohibición de auditar, ¿se imaginan que lavado?… en realidad no puede en su calidad de ser un ex-presidente ocupar dicho cargo, pero entre los ricachones se arreglan fácilmente los inconvenientes… ¿para? no dudo toda esta performance apunta a mantenerlo fuera de Argentina.



Esta función de presidente de la novedosa Fundación FIFA (fundada en 2018), es la plataforma ideal para machirulo en sus deseos de ser noticia farandulera en medios corporativistas para lanzarse en 2023 como candidato cacofónico a la presidencia de Argentina, «tierra arrasada» por él y su banda… Gianni Infantino, amigo de ocasión del inepto ex-presidente Macri es el responsable de haber instalado a «caprichito» en cargo inventado… cuando dejó la presidencia y viaja a Qatar para asistir simuladamente a ver fútbol, he presentido este encuentro y las regalías que el pelado Infantino, presidente de la Federación Privada del Curro del Fútbol el más grande negocio del planeta, le otorgaría a Mauricio «pesadilla» del pueblo argentino, que tomó la deuda más grande con el FMI, en su historia, sin aprobación de la oposición, bastante «blanda» en aquel momento al no denunciar esta aberración que la comunidad toda deberá pagar… desde ya me opongo a pagarla, que lo haga Mauricio, se anteponen urgencias que hacen al equilibrio en salud educación y nutrición de los argentinos/as… La deuda, insisto, la paguen los estafadores que la tomaron. Los que tienen millones conseguidos a cualquier costo incluso la sobrevida de un pueblo.

Sumado al «affaire Mauricio», dejo constancia de que durante décadas he advertido sobre el «terricidio» que se lleva a cabo en el planeta, la omisión de medios corporativos y el silencio de los intelectualoides sobre el fracaso de COP25 es sólo un ejemplo del crimen de dimensiones gigantescas, que significa desinformar a la humanidad, pero no olvidemos que lo que privan son los intereses de los banqueros, corporativistas, narcos, turismo acromegálico y sobre todo las guerras simuladas a las que asistimos en los shows mediáticos, donde nada es lo que parece, todo articulado e instalado en «avatar en servicio streaming» para entretener a los espectadores de la vida en virtualidad asistida… desde una plataforma Twitch, recibiendo Cheers con Bits que mostrarán apoyo a los emisores celebrando grandes momentos, directamente en el chat… y así entran las manadas en el nuevo mundo de la red y el videojuego en que se ha convertido la existencia de la humanidad.

Intentaré que nada falte en esta desengañada enunciación de suciedades, traiciones, hipocresías que propongo en este viaje editorial, un cuadro exacto, milimétrico de una humanidad depredadora, expoliadora. No ahorraré calificativos concretos y puntuales, a la autopsia minuciosa que llevaré a cabo de las instituciones de cultura guionada, la religión, la familia proselitista, la amistad condicionada, la prostitución como destino, el amor desamorado, los empresarios in vitro, la política ficcionalizada y los medios fabuladores, instalados en un mundo de tedio, putrefacto, de delirio frío y razonado, preñado de oportunismo grosero y especulación grotesca.

Nadie ignora, que todos los medios de información, son excluyentes y silencian a quién lance la palabra justa en el instante puntual de manifestar «lo indecible», la palabra que realmente informe acerca de lo que acontece y de lo que fue, no del relato fabulado infecto de la mercenaria prensa diaria, que manipula a un pueblo temeroso y cómplice en su silencio, ante la verdad y sus tramas… de todos modos la elección de «pesadilla» Mauricio fue rechzada de manera enfática y potente por la Asociación del Fútbol Argentino y todos los clubs, sumado personalidades del acontecer social y deportivo de Argentina, me da satisfacción que al fin se manifestaran en libertad. Maradona lo hizo de manera rotunda, ¿cómo olvidar de qué manera lo utilizó Infantino en el último Mundial?… a Messi, el catalán, no lo he escuchado repudiar este acto… es fiel a callar, sólo tiene varios procesos judiciales por evasión de impuestos y lavado en Barcelona, la ciudad de sus amores.

No ignoro jamás que el riesgo al silencio es infinitamente mayor que el riesgo de la palabra, que no debe desaparecer en su función vital de “decir algo”, a pesar de todos los obstáculos y riesgos que ello implica en este mundo, violentamente afectivo el asumir dicha función.

A quienes no les agrada engañarse, sabrán que deberán considerar modificar el modo y la manera de comunicarnos, llegar a construir una obra de «síntesis» y a la vez de «fractura», donde los perfiles sean muy nítidos, sin dar espacio a las alusiones, un contrapunto ideal para enfrentar el presente y a los que no desean ya desear lo deseante: un umbral desinhibido, solo para quienes nos hemos nutrido de valores, hoy perimidos, sobre la denominada otrora condición humana.

En este lento y pausado «paso adelante», que propongo, en este tiempo de desintegración implacable del pasado y de la historia de la civilización, de parte de la tendencia anticuada del neoliberalismo, devenido el planeta en un «pequeño mundo cataléptico», donde el sol ya no brilla sobre nada nuevo, sólo el neón sobre machirulos y demás sedimentos… ah! Macri no es Bart Simpson como benevolamente lo comparara Matías Kulfas, creo se asimila más a la figura del emperador Calígula.

Los habitantes de este mundo, al aceptar mansamente las grietas impuestas por los machirulos, se exponen a un proceso final de descomposición, colapsado, se mueven, trabajan en tareas humillantes, se toman selfies con sus smartphones, procrean, huyen a metros de su computadora y de las redes sociales, que el universo de la web controla de manera inquisidora, matan, mueren, se suicidan, acuden a ser testigos de delitos inexistentes… otros ciudadanos, se han instalado en un tacho de basura en el que se limitaran a agonizar aullando hasta el fin… donde sus restos serán recogidos por quienes los heredarán en su rol de agonizantes póstumos.

Es verano, y bien, aquí estoy tratando de cicatrizar alguna herida… pero quién puede contener a los insectos metaforizados en «machirulos», sin mancha de pecado original, son sumamente repetidos, ubicuos y oscuros en su mirada turbia. Dioses de batallas financieras: principio y fin de todas las cosas… El juego del mundo ha cambiado singularmente, puesto que ha devenido el juego que diverge. Sigo aquí, pese a todo.

error: Content is protected !!